India

06 de Marzo del 2015

Los Mahila Mandal y la lucha de la mujer india

Por Seguimos Informando





Durante los últimos meses, una cantidad elevada de medios se han hecho eco de la violencia de género sufrida por las mujeres en India. Mujeres violadas, apaleadas, maltratadas y convertidas en esclavas sexuales. Mujeres que, según su Constitución, tienen igualdad con el sexo masculino y a las cuales su Gobierno ha de defender. El mismo Gobierno que ha ratificado tratados internacionales para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.


Próximos al Día Internacional de la Mujer de este domingo 08 de marzo, Naya Nagar, ONG de Cooperación al Desarrollo, quiere resaltar el significado de ser mujer en India. Y es que las noticias de los medios dejan claro que la desigualdad de sexo y la violencia del género masculino sobre el femenino son una realidad habitual en India, especialmente entre las clases sociales más bajas, donde existen diversas prácticas tradicionales y muy arraigadas de sobreposición del género masculino sobre el femenino. Desde los refranes tradicionales -“Ojalá seas padre de mil varones” y “Criar a una hija es como regar al jardín vecino”-, hasta los infanticidios y feticidios, pasando por los crímenes de honor, explotación sexual, castidad y oscuridad sexual obligada, y el mantenimiento de la dote (patrimonio que la mujer o su familia entregan a su futuro marido), aunque fuera prohibida desde 1961.

Ante esta situación, la pregunta que se plantea súbitamente es ¿por qué existe esta falta de implementación y puesta en práctica de dicha constitución y tratados ya aprobados?

El sistema jurídico indio plantea dos carencias: los tribunales no aplican las leyes existentes, y se da un enfrentamiento entre el Derecho Interno y el Derecho Consuetudinario, que es el de usos y costumbres, aquél que recoge las normas jurídicas no establecidas en ninguna ley. Además, un alto porcentaje de la población no tiene acceso a la justicia por falta de alfabetización, conocimiento o fondos monetarios.

A pesar de la visión universalista de los Derechos Humanos -en la que se compara a la mujer india con la occidental, y se clasifica a la primera como débil y oprimida-, las mujeres de India son sujetos activos totalmente capaces de elaborar una reflexión crítica sobre su situación de subordinación. Y es por ello que Naya Nagar pone a disposición de la población femenina india los Mahila Mandal, asociaciones de mujeres voluntarias que quieren hacerse oír ante el Gobierno, para lo que trabajan de manera conjunta y tratan de conseguir mejoras para su comunidad. De este modo, las mujeres tienen la posibilidad de romper los estereotipos que las rodean y transmitir sus inquietudes y deseos de cambio, seas cuales sean.

Un Mahila Mandal lucha contra la vulneración de los derechos humanos, el sexismo, el machismo religioso y la homofobia. Ejercen presión en el Estado usando una perspectiva de derechos humanos mediante la movilización de comunidades e intervenciones democráticas y no belicosas.

Estas asociaciones de mujeres se empoderan dentro de su comunidad por medio de la capacidad de organización, de liderazgo y de mediación entre grupos. De esta manera, están presentes en la esfera de poder de su sociedad y participan en la toma de decisiones y en el manejo de las mejoras y nuevas implementaciones de las mismas. Así, la mujer consigue romper el binomio de mujer entendida como pasiva y el hombre entendido como activo.

Estas mujeres pueden conseguir acabar con los siguientes datos:



  • En Delhi, la capital de India, una mujer muere quemada por su marido cada doce horas. En el resto del país, una mujer cada hora es asesinada por su marido o la familia de este por no pagar la dote. (Según informes de la Oficina Nacional de Registro de Crímenes)

  • El asesinato es la principal causa de muerte entre las mujeres indias de entre 15 y 29 años. (Según el estudio Global Burden of Deseases, Injuries and Risk Factors de 2010)

  • Casi dos de cada cinco mujeres sufre violencia física o sexual por parte de su marido, de las cuales, una de cada cuatro ha buscado ayuda. (Según la ONG Health Education to Village)


Por todo esto, Naya Nagar hace especial hincapié en que todo ciudadano mundial debe adoptar una visión abierta y responsable en la que no vuelva a considerar a la mujer india como un ser incapaz, y sí como activista, política y universitaria. Todos y cada uno de los habitantes de este mundo son y serán responsables del desarrollo humano y los cambios conseguidos en India.





Seguimos Informando

Autoras: Silvia Beltrán y María Crecente, Voluntarias de Naya Nagar.

Comentarios

India

25 de Febrero del 2015

“¿Y si tu vida dependiera de un médico intocable?”

Por Seguimos Informando

India

12 de Febrero del 2015

La sociedad de castas en la India

Por Seguimos Informando

Etiopía

24 de Enero del 2015

Violencia sexual en Etiopía. La muerte de Hanna Lalango

Por Seguimos Informando